José Ortega y Gasset

Manuel Azaña lo concebía como un enervador de meras ocurrencias, pero no como un filósofo.

José Ortega y Gasset en cambio se autodenominaba como un ideólogo de la política, unido a la filosofía y la sociología, que pensaba y actuaba desde la realidad española, unido a una vinculación de las corrientes intelectuales europeas.

Sus grandes obras son “La España invertebrada” y “La Rebelión de las masas”, además de su contribución al periodismo y al ensayo.

Reconoció su influencia de J. Costa y el valor por la difusión de valores de carácter ético y jurídico. Los intelectuales deberían difundir al pueblo, era la idea que llevó al surgimiento de “La Liga de la Educación política”.

José Ortega y Gasset De 1908 a 1913

De reclamó un socialista neokantiano, y concebía al PSOE como la esperanza. Sin embargo cuando este se internaciónalizó, lo rechazó por considerar que primero debía construirse un socialismo naciónal.

Una de sus mayores exigencias era la nación, pero no desde la política, pues no consideraba a ningún partido aceptable, su programa era pues más de pedagogía cultural y social, en la idea de Costa de unas clases neutras o un partido naciónal mas allá de instituciones y regiones, al servicio del liberalismo y la naciónalización.

José Ortega y Gasset al final de la Primera Guerra Mundíal

Se produciría en Ortega y Gasset en el un giro conservador. En esta época escribiría “España invertebrada” y “El tema de nuestro tiempo”, en el cual concebía el cambio dentro de las élites que fuesen capaces de arrastras a las masas, obra que culmina en cierta medida con “La rebelión de las masas” en la idea de la nueva sociedad de masas que estaba emergiendo. Sin embargo, veía a la masa desorganizada como a un niño mimado que se siente insolidario y que no comprende. Su idea era una nueva aristocracia en el sentido espiritual.

Ortega y Gasset y España

Veía como todas sus ideas se frustraban en las tentativas de modernización de España. La culpa no era tanto de las élites o los gobernantes, sino de la masa inerte, desmoralizada y maldiciente y de otro lado la confrontación de los que ejercían la acción directa: Obreros, Iglesia, Monarquía…Una mala concepción de España en torno a Castilla, que llevaba a los particularismos regionalistas, unido al odio contra la excelencia de los mejores.

Su concepción del estado podía resumirse en “una invitación que un grupo de hombres hace a otros grupos humanos para ejercer juntos una empresa”. Veía como en la nueva sociedad, el individuo democrático se diluía entre la masa y la opinión pública, de forma que el hombre se diluía ante la justicia liberal.

Ortega y Gasset y la Unión Europea

Para Ortega y Gasset, la moral de los políticos había venido degenerando desde 1850 como consecuencia de la democratización. Para el, la única salvación del estado exigía la necesidad de que “se superen a sí mismas” o crear una supranaciónalización o ultranación continental que permitiera actuar contra el eventual éxito económico soviético y volver a “entonar la pulsación de Europa”

 

 

Fuente: JOSE ORTEGA Y GASSET EN BUSCA DEL LIBERALISMO RENOVADO,
Resumido por

  Emiliano López Politólogo y Abogado