¿Qué son las criptomonedas?

No hay una posición común a nivel legal, pero empiezan a existir algunos indicios sobre las mejores prácticas al respecto. Existen muchas monedas virtuales, hoy mismo puedes crear la tuya propia. Es fácil y es simple con algunos conocimientos. Tener Bitcoin está al alcance de todos, operar con Bitcoin como empresa o como intermediario es otra cosa bien distinta. Existen muchísimas criptomonedas, usted puede hacer la suya propia: Bitcoin, Litecoin, Primecoin. Namecoin, Ripple, Dogecoin, Ethereum, Dash…son solo algunas de ellas. Los problemas vienen cuando las usamos como medio de pago o queremos convertirla a moneda de curso legal.

¿Qué se consideran criptomonedas para la legislación española?

No está claro, pero tenemos las primeras referencias en la legislación desde 2018 y 2019. Es bastante problemático a nivel práctico.

Fiscalidad y tributación del Bitcoin ¿Cuál es la Tributación de Exchanges de criptomonedas?

Tampoco está claro y buena parte está operando sin las garantías legales debidas con lo problemático de inspecciones, sanciones y recargos. Todo ello sin perjuicio de las implicaciones penales que pueden tener algunas operaciones concretas tanto para la empresa como sus Administradores.

¿Tributación de Mineros de criptomonedas?

Existen algunos criterios al respecto. Los mineros deben tributar y también pueden deducirse los gastos correspondientes de su actividad económica, como gastos de eletricidad o software informático de alto precio como las tarjetas gráficas.

¿Comercios que aceptan pagos en cripto monedas?

Menos de los que crees, pero suficientes como para que haya oportunidad de negocio. Normalmente relacionados con empresas de pago por uso o licencia o con alto valor innovador que ofrecen servicios altamente diferenciales.

No te recomendamos aceptar Bitcoin como forma de pago para bienes materiales o productos perecederos con poco margen de ventas como norma general.

¿Tengo obligación de emitir factura por la venta de bitcoin?

Siempre que seas empresario. Y si no lo eres, también debes tributar por la ganancia o perdida obtenida