Elsa

Elsa

Era algo más de las seis de la mañana y Elsa miraba por la ventana de la cocina como las primeras luces del alba pasaban a través  de su ventana mientras frotaba sus ojos y el silbido de su cafetera le daba los buenos días.

Descalza, con un bóxer y una vieja camisa de su ex novio se asomó a la terraza taza en mano, a ver como amanecía. Cuando madrugaba solo podía tomar café.

El suelo estaba frió, y la mar en calma y la brisa del mar le decía que el verano ya había acabado. Elsa ignoró su consejo se acercó despacio a la orilla, estiró los brazos saco su camisa sin desabrochar por el cuello, dejó caer su bóxer, miró el agua y sin pensarlo demasiado corrió hasta donde el agua cubría sus rodillas y salto de cabeza nadó por debajo del agua todo lo que pudo hasta que se quedó sin aire y subió a dar la primera gran bocanada de aire del día, nadó hasta un pequeño saliente de arena y regresó , salió del agua corriendo hasta una ducha solar solas que tenía en su jardín se enjabonó con un jabón  natural que compraba en un mercadillo de verano.

Todos los días hacía el mismo ritual, hiciera mejor o peor tiempo, se sentía agradecida por el lugar que moraba…

cuentos-inframundo-zombis-resaka

No hace falta contar como sigue la historia, prueba a ser Elsa por un día ;-)

Emiliano
¿Me sigues?

Emiliano

Desde 2007 disfrutando de la oportunidad de contradecirme.

Profesionalmente ligado al Derecho en el campo de las Nuevas Tecnologías y la Innovación.

Colaboro en otros portales en varias temáticas.

Tener la oportunidad de decir lo que piensas o enseñar a otros lo que sabes, es algo que no se podía hacer antes.
Emiliano
¿Me sigues?

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*