No me dormía y me puse a robarle ideas a Habbermas

Robando ideas ha Habbermas, tres mundos tenemos: El tuyo, el mío y el resto del mundo.

Mi mundo nada tiene que ver con el tuyo, y el tuyo nada tiene que ver con el mío y del resto no tenemos ni puta idea mas allá de una ligera idea, no es mas que la lucha por intentar comprenderlo ó abatirlo o del dejarse llevar como hojarasca por el rió.

En el extraño mundo que nos rodea, llega un día en el cual, de pura coña se coincide, millones de putas combinaciones y nos pone a ti y a mí en un mismo lugar y sin saber como una mirada, un choque una palabra… cualquier cosa nos hace interactuar en un cruce de miradas o palabras. Pero ni tu eres tú, ni yo soy yo en ese extraño proceso de comunicación. Interactuamos con trivialidades, conversaciones que nada tienen que ver con nosotros se apoderan del contexto. No buscamos compresión del uno y el otro, sino mero entendimiento,…por lo visto con hablar un mismo lenguaje es suficiente.

Hablamos y comunicamos para que el resto del mundo entienda que estamos vivos que existimos…La nada… pero sin saber como una simple conversación de ascensor, una mirada en un bar, nos lleva a encontrar un interés totalmente egoísta en instrumentalista en la otra persona. Me sirves, te sirvo, nos servimos…estamos en contacto para…

Pero se le escapó un detalle o quizás no, porque escribe libros muy gordos, y uno es de teveos de Dragón Ball. El desinterés, o el interés como ese espacio de tiempo, en que tu ser, se encuentra plenamente satisfecho. Donde tiempo y lugar dan un respiro. Donde somos capaces de hacer cosas impensables y totalmente irracionales. Luchamos por la defensa no de la sociedad en su conjunto, sino por crear un nuevo rinconcito nuestro, donde un yo y un tú poco útil. se transforme en un nosotros.

Altruista, quizás aunque no lo creo. Pocos Sócrates víctimas de un puro egocentrismo desinteresado se ven merodear por nuestras calles en días de sol y de lluvia, El instinto de supervivencia es cruel con nosotros, nos hace unirnos para ser mas fuertes. La inteligencia y las circunstancias se ocupan del resto. El que se siente pobre ayuda al pobre, el que se siente rico se ayuda a si mismo. El que se siente enamorado siente ganas de amar, el que se siente enfadado tiene ganas de enfadar.

Extraño mundo en el que vivimos, o quizás demasiado sencillo. Al final resulta que no somos dueños de nuestros propios actos, sino de las emociones y de los que nos deja este mundo hacer de ellas. Las grandes cosas las hacemos con una firma y las padecemos para bien o mal el resto de nuestra vida y las pequeñas lo colman todo.

Y si resulta que este respetable sabio anciano tiene razón, pues, no sirve para mucho el pensar demasiado, sino mas bien, la lucha por encontrar ese rinconcito donde tu me dejes a mi expresarme como me siento, y yo deseé que tu lo hagas, porque al final resulta que no somos tan distintos sino mas bien iguales. ¡Si te dan limones exprime limonada!

Escrito por Emiliano López Tirado.

Sígueme

Te avisaré de lo que publique

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

*

Uso cookies

Te analizo de forma anónima, pero mis cookies de terceros analizan tu comportamiento. Ya están en tu dispositivo, pero puedes bloquearlas.Política de cookies, ¿No sabes que es una cookie?.Mas info

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿Te apuntas a mi blog?
trucos y novedades

Os tendré al día